15 nombres comunes de plantas de interior

Las plantas de interior son una excelente alternativa para aquellas personas que quieren llenar de color algún rincón especial de su hogar o de su estancia de trabajo. Además de ser excelentes para renovar el aire del ambiente, las plantas de interior no tienen por qué tener un cuidado difícil y, a cambio, nos regalarán todo su esplendor. A continuación repasamos algunos de los nombres comunes de plantas de interior.

1

Palma areca

Palma areca

La palma areca es un tipo de palmera de pequeño tamaño que se caracteriza por tener un tallo muy erguido del que parten elegantes hojas de color verde intenso.

Este tipo de planta se desarrolla muy bien en ambientes en las que reciban mucha luz natural sin que llegue a ser directa. De este modo conservará su característico color verde intenso. Al ser una planta de ambiente tropical, debemos procurarla una temperatura cálida y un ambiente húmedo.

No hay que olvidar que, si se encuentra en buenas condiciones, la areca puede llegar a alcanzar una altura considerable, por lo que hay que tenerlo en cuenta a la hora de buscarle una ubicación adecuada. Si duda es la planta ideal para todo tipo de ambientes interiores, dada su belleza y su verdor tan atrayente.

2

Aspidistra

Aspidistra

La aspidistra es una planta que se caracteriza por ser especialmente resistente y por no requerir de muchos cuidados, siendo una de las preferidas por aquellas personas que, sin ser demasiado expertas en jardinería, no quieren renunciar a embellecer cualquier rincón con una planta de interior.

Esta planta se adapta muy bien a ambientes de luz escasa, por lo que siempre es preferible mantenerla apartada de lugares en los que los rayos del sol incidan de forma directa, pues esto podría empobrecer y amarillear sus frondosas hojas.

Una de las cosas a tener en cuenta es que, la alpidistra, tiende a acumular suciedad en las hojas, por lo que hay que limpiarla cuidadosamente para mantener las hojas en perfectas condiciones. Podrás comprobar que es una de las plantas preferidas para disfrutar del toque ornamental que aportan sin necesidad de prestarle demasiados cuidados.

3

Calatea

Calatea

La calatea es una planta de interior que se caracteriza por tener una hojas especialmente llamativas, de diversa formas y colores en función de la variedad de la planta. Una de las especies más conocidas, la calathea rufibarba, es particularmente atrayente por la forma de sus hojas alargadas que presentan un color verde oscuro en la parte externa y un color más violáceo en el interior.

La calatea se desarrolla muy bien en ambientes  en los que haya luz pero sin que esta sea directa. Si el ambiente es demasiado seco, podremos observar como, la punta de las hojas, adquieren una tonalidad marrón. En ese caso hay que procurar un ambiente húmedo pulverizándola con regularidad. Se trata de una planta muy llamativa que embellecerá cualquier rincón.

4

Ciclamen

Ciclamen

El ciclamen es una pequeña planta de interior con flores que resulta muy apreciada por aquellos que buscan una bonita planta que les alegre con espectaculares flores coloridas.

Para cuidar correctamente el ciclamen y asegurar su floración, hay que tener en cuenta que agradecen la luz, pero no el calor, de modo que resulta una buena opción ubicarlas en zonas en las que reciban suficiente luz, cerca de una ventana abierta, orientada hacia el norte, sin que el sol incida de forma directa. Al atardecer, agradecerá pasar unas horas en el exterior.

La floración del ciclamen se produce durante el invierno, de modo que podrás disfrutar de todo su esplendor en los meses más fríos del año. No olvides que no aceptan el exceso de humedad, por lo que hay que procurar equilibrar los riesgos de modo que el sustrato se mantenga húmedo pero nunca con exceso de agua.

5

Cinta

Cinta

La cinta, también conocida con el nombre de malamadre, es una planta de interior que queda especialmente bonita cuando se coloca de forma colgante, especialmente en espacios en los que es frecuente la humedad, pues es el ambiente que prefieren para mantenerse en buenas condiciones.

La cinta es una planta que se adapta a ambiente de sombra o semisombra, pero pueden sufrir especialmente en ambientes muy calurosos por lo que hay que tenerlo en cuenta en determinadas épocas del año y procurarles un ambiente más fresco.

Las bonitas hojas alargadas de las cintas, le darán un toque muy especial a cualquier rincón.

6

Crotón

Crotón

El crotón es una de las plantas de interior más llamativas que podemos tener en casa ya que el intenso color de sus hojas, que pueden ir desde los tonos anaranjados hasta los de color más rojizo, hacen que sea especialmente alegre y especial.

El crotón necesita mucha luz para desarrollarse en óptimas condiciones de modo que conviene colocarlo cerca de una ventana en la que luz incida de forma indirecta, pues en el caso contrario las hojas podrían verse afectadas perdiendo su intenso color.

Otro factor a tener en cuenta es el riego, el cual debe de ser regular e incrementarse en la época de crecimiento, pues una tierra seca propiciaría la caída de las hojas.

Si quieres un espacio lleno de personalidad, la vistosidad del crotón será una apuesta de éxito asegurada.

7

Tronco de Brasil

Tronco de Brasil

El tronco del Brasil es una planta muy apreciada por su apariencia, ya que está conformada por un tronco del que emergen hojas, cada una de las cuales posee un tono diferente de color verde. Conforme la planta va creciendo, las hojas inferiores van desapareciendo y el tallo se va engrosando hasta formar un tronco.

Esta planta prefiere los entornos luminosos sin que la luz incida directamente. Además, prefiere un riego reducido, aunque es una planta que necesita un ambiente húmedo, por lo que será buena idea pulverizar las hojas entre dos y tres veces por semana para mantenerla en perfectas condiciones.

Una de las ventajas del tronco del Brasil como planta de interior, es que al ser un planta de crecimiento vertical, apenas ocupa espacio, por lo que es una excelente opción para estancias reducidas.

8

Helecho rizado

Helecho rizado

Los helechos rizados son plantas muy apreciadas por la singularidad de sus hojas, alargadas y con una forma ligeramente rizada que hace que tengan una apariencia frondosa y exuberante.

Al igual que todas las variedades de helechos, esta planta de interior gusta de lugares luminosos sin que la luz incida directamente. La tierra hay que mantenerla húmeda pero no muy mojada, de modo que el helecho crezca en perfectas condiciones.

El helecho puede llegar a desarrollarse rápidamente, de modo que es muy útil colocarlo en plantas colgantes para lucir sus largas hojas.

9

Sanseviera

Sanseviera

La sanseviera, también conocida con el nombre de lengua de tigre, es una planta de hojas muy originales que, además, se caracteriza por ser muy longeva y resistente, de modo que con unos cuidados mínimos podremos conservarla durante mucho tiempo.

Sus hojas son erguidas y crecen de forma vertical y, dependiendo de la variedad, pueden tener diferentes tonalidades, siendo la más habitual las de color verde grisáceo con bordes y parte central en color amarillo. Una de sus particularidades es que se trata de una planta de crecimiento lento, por lo que al año solamente veremos entre tres y cuatro hojas nuevas.

La sanseviera ama el sol, por tanto siempre tendrá un desarrollo más óptimo si se encuentra en una zona muy iluminada. Sin duda es una planta muy llamativa que alegrará cualquier estancia.

10

Suculentas

Suculentas

La suculenta es una pequeña planta que guardan muchas coincidencias con los cactus. Y es que a pesar de su pequeño tamaño, son plantas muy agradecidas y especialmente resistentes gracias a las características de sus hojas, que al ser muy carnosas retienen una gran cantidad de agua, del mismo modo que ocurre en el tallo y en las raíces.

Gracias a esta característica las suculentas pueden sobrevivir a en prácticamente cualquier lugar pues son plantas adaptadas a climas muy inhóspitos. Por esta razón, las suculentas son favoritas para aquellos que no tienen habilidades en el cuidado de las plantas.

La luz natural les ayudará a conservar su color y a crecer óptimamente. En cuanto al riego este debe ser espaciado, solo un poco más frecuente en los meses de verano.

La agrupación de pequeñas suculentas de diferentes variedades alegrarán cualquier rincón de tu hogar.

11

Ficus

Ficus

El ficus es una preciosa planta de interior que se caracteriza por tener una enormes hojas de color verde oscuro intenso que le confieren un aspecto muy frondoso.

Los ficus adoran el sol incluso si es directo, por lo que deberás procurarle un rincón luminoso para que crezca en todo su esplendor. En caso contrario podría perder las hojas ofreciendo un aspecto mucho más pobre. Se aclimatan muy bien a los climas secos, por lo que no es necesario pulverizar las hojas para aumentar la humedad.

Una cosa importante a tener en cuenta es no mover al ficus de sitio demasiadas veces, pues un cambio continuado podría provocar que la planta pierda sus hojas, de ahí la importancia de que la estancia en la que esté ubicado esté correctamente climatizada.

12

Aloe Vera

Aloe Vera

El Aloe Vera es una planta muy conocida por sus propiedades para la salud y muy codiciada en el mundo de la belleza. Es por ello que muchas personas aprecian tener una planta de Aloe Vera en casa, dadas sus numerosas características.

La principal clave para garantizar el buen estado de la planta, es que esté ubicada en un lugar en el que incida mucho el sol. De este modo las hojas crecerán hacia arriba y no se arquearán.

Una de sus características principales es la capacidad para acumular el agua en las hojas, lo que posibilita que pueda aguantar un mayor tiempo sin necesidad de riegos continuados.

En ningún caso debemos exponer el Aloe Vera a temperaturas muy frías, por lo que el interior de una casa con espacios soleados será un rincón perfecto para que nuestra planta crezca sin problema.

13

Kentia

Kentia

La kentia es una palmera de interior de largas y finas hojas que crece de forma muy frondosa, por lo que requiere de un espacio amplio para poder desarrollarse sin problema.

La kentia necesita una buena fuente de luz pero nunca un sol directo. De igual modo, es una planta que no tolera bien los cambios de estancias, de modo que debemos tratar de moverla lo mínimo posible.

Hay que tener cuidado en la frecuencia de los riegos, ya que en época de más calor, la kentia necesita de un riego más frecuente para que las hojas no se sequen.

Este tipo de palmera de interior trasladará a cualquier rincón un toque tropical muy especial para cualquier estancia.

14

Bromelia

Bromelia

La bromelia es una preciosa planta que destaca por sus originales flores de pequeño tamaño pero de colores muy vivaces, al igual que en el caso de las hojas, que presentan una gran consistencia y un bonito color verde que hace que el color de la flor destaque de forma muy llamativa.

La bromelia necesita estar expuesta a la luz, de modo que es buena idea mantenerla cerca de una ventana, pero sin que el sol incida de forma directa para que las hojas no se vean afectadas. Además , las hojas cuentan con la particularidad de captar el agua y los nutrientes, al no poseer prácticamente raíz, de modo que es buena idea pulverizar la hojas de forma periódica.

La bromelia llenará de color cualquier estancia pues es una de las plantas más bonitas y decorativas de interior, que puedes encontrar.

15

Planta del dinero

Planta del dinero

La conocida como planta del dinero, es una conocida planta de interior que tiene la fama de atraer la fortuna a los hogares. Lo cierto es que es una bonita planta, muy decorativa, que podemos lucir de forma colgante y que no necesita de cuidados muy específicos.

La planta del dinero necesita un ambiente en el que haya mucha luz, pero sin que el sol incida de forma directa. De este modo conservará su llamativo color verde. Hay que tener en cuenta que las temperaturas muy frías pueden afectarle de forma negativa, por lo que debemos preservarla de ellas.

Si bien no está comprobado a ciencia cierta, que esta planta atraiga el dinero, lo cierto es que es sencilla de cuidar y muy decorativa, perfecta para principiantes en el mundo de las plantas.



Las plantas de interior son purificadoras de aire, relativamente fáciles de cuidar, y aportan mucha vistosidad y alegría. El cambio que se produce en cualquier ambiente, al introducir plantas en la decoración, puede ser muy beneficios incluso para mejorar el estado de ánimo o procurar un ambiente más acogedor, de modo que no renuncies a colocar plantas en tus rincones favoritos ¡notarás la diferencia!.

Sabías qué...

Las plantas tienen una forma de “sentir”, muy particular. Adoran cierto tipo de música, se comunican entre ellas mediante señales químicas, velan por la supervivencia de su especie y según varios estudios científicos hay especies que son capaces de “suicidarse” si las condiciones les son adversas.

¿Te ha sido de utilidad?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (739 votos, promedio: 4,04 de 5)
Cargando…